Our Story

Be Informed. Be Smart. Be Sure.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Aenean feugiat dictum lacus, ut hendrerit mi pulvinar vel. Fusce id nibh at neque eleifend tristique at sit amet libero. In aliquam in nisl nec sollicitudin. Sed consectetur volutpat sem vitae facilisis. Fusce tristique, magna ornare facilisis sagittis, tortor mi auctor libero, non pharetra sem ex eu felis. Aenean egestas ut purus nec vehicula. Morbi eu nisi erat. Nam mattis id lectus sit amet mattis. Suspendisse eget tristique neque

Working Hours

Monday - Friday 09:00AM-17:00PM
Saturday - Sunday CLOSED

Latest News

    No posts were found.

Descarga la guía definitiva sobre el Marketing de incentivos.
ebook

info@ready4engagement.com

01800-8906 550

Top

Cómo motivar al personal de tu empresa

Cómo motivar al personal de tu empresa

Como sabemos, una parte muy importante de cara a motivar a nuestros empleados es el diseño e implementación de un buen plan de incentivos, pero no solo así podemos generar motivación y buen ambiente de trabajo entre nuestros empleados. Hay unos pequeños tips, que una vez los leas te parecerán muy básicos y sencillos, que harán que la motivación de tus trabajadores suba como la espuma… ¡Casi sin que tú muevas un dedo!

Se trata de aplicar estímulos rápidos y sencillos que mejore casi imperceptiblemente para nuestros ojos (pero sí para nuestros cerebros) la calidad de vida en el trabajo de nuestros empleados, y su comodidad.

Un estímulo es un reconocimiento, un visto bueno, una muestra de afecto… ¡Es muy fácil hacerlo!

 

Tips para estimular  a nuestros empleados de manera rápida y sencilla

 

  • Genera un ambiente de trabajo seguro, cómodo y agradable a la vista: los espacios deben de ser los adecuados para la labor que desempeñan tus empleados. Estos deben tener el espacio suficiente y sentirse cómodos. Invierte en unas buenas sillas, buenos escritorios, que no falte nunca material de oficina como bolígrafos o blocks de notas… Y no olvides la parte visual, estamos en la era del diseño y el interiorismo forma parte de nuestros receptores de ambiente. Decora discretamente pero de manera bonita la oficina o los despachos: una planta por aquí, un pequeño adorno por allá… ¡Los detalles marcan la diferencia!

 

  • Genera un ambiente de camaradería: puedes hacerlo perfectamente sin llegar a romper los límites del rango de mandos. Es tan simple como sonreír constantemente, saludar y despedirse y demostrar un poco de interés por la vida de tus colaboradores. Si lo haces, serás recordado como un superior que es amable y que conoce detalles de sus vidas, alguien más confiable. Te recordarán más por situaciones cómodas de camaradas que por las tensas de trabajo (que no por esto deben ser eliminadas, al revés).

 

  • Celebra los cumpleaños de tus empleados (y el tuyo, claro): realiza un calendario de cumpleaños (cuidado, no te olvides de nadie) y esos días bastará con poner un par de globos en el puesto de trabajo del cumpleañero y comprar un pastel para todos. Este pequeño detalle sembrará de buena onda la empresa, y si además pones un tablón donde colgáis fotos de cada festejo, o elaboras un bote para un pequeño regalo… ¡Serás el mejor jefe del mundo!

 

  • Felicita los avances personales: no es necesario un incentivo cada vez que un empleado hace algo bien, para eso está el plan de incentivos, para seguirlo, si cada vez que alguien hace algo bien tuviéramos que proporcionarle un incentivo, nos arruinaríamos. Pero sí hace falta estimular estos logros, y algo tan sencillo como un e-mail de enhorabuena o un post-it en la mesa del trabajador en cuestión, harán que se vaya ese día a casa con ganas de volver al día siguiente.

 

  • Utiliza siempre frases positivas: intenta siempre darle la vuelta a la tortilla hacia el lado positivo, con palabras positivas y gestos no agresivos. Incluso cuando estamos riñendo a un empleado tenemos que intentar seguir estas pautas.

 

  • No te centres en incentivos económicos: ya hemos visto que no son los más apreciados por nuestro sistema neuronal, que los recordamos menos, que son menos satisfactorios.

 

  • Certifica cursos, eventos o convenciones: cuando celebréis algún tipo de curso o evento, generar una pequeña plantilla/diploma para entregar al final del mismo. Aunque sea una tontería de evento o curso, siempre hace ilusión que reconozcan tu tiempo.

 

  • Los altos mandos también cuentan: no olvides que no solo los trabajadores a pie de calle merecen reconocimiento. Los altos cargos que invierten y trabajan duro desde su despacho también cuentan. Has de tratarles exactamente igual, poss-its de felicitaciones incluidos.